DEDICADO a TODA MI FAMILIA, en especial a MIS ABUELITOS CRIS Y TOÑO y a mi HERMANITO DIEGO. Iago.

Iago 2017

 De NikonT, 014 la  0010

Visita Cultural... La pintura de Urbano lugrís

...Él pinto un gato
De Nikon T. 014 la 0244

El jinete del silencio

Leí un libro cuyo protagonista se llama como mi hijo Iago (Yago).

Puedo definirlo como un tesoro.

Hace 5 años que lo tengo en casa, pero no sé muy bien por qué motivo, quedó escondido en el mueble del salón. Al hacer una gran limpieza lo reencontré. Fue un regalo de una prima de mi madre, Cristina Molinet, con gran acierto en su regalo.

Recomiendo su lectura a cada uno de los miembros de la familia de una persona con autismo, a los amigos, a los profesores, a a sus vecinos y a todo aquel que quiera sentir.

Su autor, en el epílogo del libro, se disculpa con los profesionales del autismo, las familias y los propios afectados por si en algún momento nos ha podido ofender, al menos a mi no, pero tengo que decir que este libro ha conseguido hacerme recordar dos cosas muy importantes y que intentaré no olvidar:
  • Que la vida enseña cada día, y las personas con autismo necesitan enfrentarse a la vida, no debemos ser tan protectores.
  • Y que todos los días tengo que ponerme en la piel de mi hijo para intentar saber qué está pasando por esa cabecita.
Doy gracias al autor del libro "El jinete del Silencio": Gonzalo Giner, por sus más de 700 páginas que he leído en un suspiro, por su delicadeza y por su empatía.


Diecisiete

 Iago
Diecisiete años de ternura, diecisiete años de lucha, bien se le ve en sus manos…
A Iago no puedes prepararle la foto, porque Iago es como una rama que la mueve el viento y no puede pararse porque no es ella quien se mueve, es el viento… Y Iago tiene muchos vientos. Pero como cualquier viento que se precie también tiene su “calma” y en esa vorágine  haciéndole fotos al vuelo no te das cuenta de nada, pero luego cuando las ves “con calma” te das cuenta que la has capturado, y la luz, y la ternura.
Abuela Cris
En las manos de Iago, Camelia Japonica  “Jean Clere”


Atención al paciente on line, para el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo

Hoy hemos ido al Álvaro Cunqueiro en Vigo. La verdad que nos han atendido de maravilla pero no hemos solucionado el problema. Hay que poner una queja en Atención al Paciente, que solo se puede hacer por la mañana allí. Bien, otro método desde casa para hacer la reclamación al Sergas y futuras reclamaciones es a través del programa Queres.

Es complicado pero no imposible. Si yo puedo hacerlo tú también.

Bien, es aquí:
Enlace al programa QUERES

Bueno, te vas a encontrar con el primer escalón, ¿Tienes certificado digital para tu navegador?

Prueba a poner la queja, si no te deja debes solicitar el certificado digital... Aquí es una escalera completa, pues son tres pasos a seguir. Primero debes preparar tu navegador y eso hay una forma de hacerlo automáticamente en este enlace:

Enlace al programa para configurar el ordenador. Y en esa página pincha donde dice: Configurador FNMT-RCM, de esta forma se reinicia el ordenador ya preparado.

Tranquilos solo quedan dos pasitos de nada.

Ahora ya estamos preparados para solicitar el certificado digital:
Enlace para solicitar el certificado digital.

Bien, si cubriste el cuestionario, te reenviarán un código a tu correo electrónico y ya está!!! Síiiii. Felicidades!!! Bien, yo lo he hecho hoy sin problemas, solo me costó un poco ir de una ventana a otra tanteando varias que no eran...
Listo, ya puedes acudir a una oficina de registro con ese código a acreditar tu identidad!!!!

Enlace a la Información para acreditar tu identidad.

Lo bueno es que en Porriño, sirve la oficina de la Seguridad Social.

Mañana o el lunes iré a acreditarme porque pienso poner la queja cueste lo que me cueste, esta y las futuras que tenga que poner.

Si todo esto te parece complicado, creo que en el centro de salud pueden ponerte la queja, pero no mola, es más divertido así, mareando un poco al personal.

Besos para todos.

Mi sitio favorito

Esto es lo que me gusta hacer cuando estoy en casa. Me subo a la mesa del salón y miró por la ventana. Últimamente es mi sitio favorito. Y desde que hago esto, los muebles no se mueven tanto como antes.

Y llega la Navidad...

Y llega la navidad y como todos los años, cambio mis gorras por gorros de Papá Noel. Y a mis 16 años, lo pongo en la cabeza e incluso me permito el lujo de saludar a las adolescentes como yo, que me cruzo todos los días de camino a la parada del bus, a unos metros del Instituto. Y todos, chicas y chicos me devuelven el saludo. Gracias gente! 3 de diciembre, día de la discapacidad.